Shampoo seco ¿realmente funciona?

Hay muchas y muy buenas razones para convertir al shampoo seco en nuestro aliado. Porque es práctico, es rápido, nos saca de mil apuros…¡Una pequeña joya cosmética!

¿Para qué sirven?

Empezaré diciendo que no se trata de “shampoo” a pesar de su nombre. Se trata de una solución de urgencia para ocasiones en las que no te puede lavar el pelo o para esos días que el cabello a última hora necesitaría un retoque.

¿Qué consigues?
Hace muchos años escuché a una amiga decir que cuando no se podía lavar el cabello notaba algo de grasa en la raíz, se aplicaba un poco de polvos de talco que absorbían la grasa y hacía que el pelo, de forma momentánea, pareciera más limpio.
Pues el shampoo en seco es básicamente lo mismo (aunque se retira mejor que los polvos de talco, como es lógico).

Se aplica como una laca en spray.

¿Cómo se aplica?
– Se aplica el producto sobre el cabello, a unos 20 cm de distancia 

– Lo dejas secar un minuto y después, cuando esté seco, cepillas el pelo para retirar el exceso.

¿Cuánto dura el efecto?
Depende un poco de lo que hagas pero en general, si consigues no tocarte demasiado el pelo, te puede aguantar 4 horas. Después necesitarías repetir la aplicación.

Ventajas

* Consigue sacarte de un apuro si te hace falta
* Es un producto relativamente barato
* Aporta volumen al cabello (de hecho hay personas que lo utilizan sobre el pelo limpio para lograr volumen)

 

Dejar un comentario

Por favor tome en cuenta: los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados